Los espacios de trabajo influyen directamente en el bienestar de los empleados y en consecuencia en su productividad. Algunos factores como la luz, el ruido, la temperatura o el tener una oficina cerrada o abierta son determinantes para la concentración, creatividad y el desarrollo del trabajo colectivo.